Una noche en el Paradiso

SIETE Anna salió a terminar su parte de la faena, pero Noe y Jose se estaban ocupando. Dago le dijo que se sentase. Las luces ya estaban encendidas. La música paró en seco, dejando un vacío en sus oídos. Por fin habían cerrado puertas. Anna se sentó mientras las chicas se cambiaban y Luís hacía…

Una noche en el Paradiso.

SEIS Llegaba la última hora, apenas quedaban clientes. Éstos podían entrar fácilmente dentro de tres categorías: borrachos solitarios a los que no esperaba nadie en casa. Pretendían beber hasta perder el sentido, y no recordar al día siguiente la vuelta a una cama solitaria y fría. Otros más jóvenes, puestos de todo, a los que…

Una noche en el Paradiso

CINCO En cuanto pudo, David se escabulló de la barra. El saxofonista se acercó sonriente y pidió unas copas para un ligue. Los músicos podían beber cuanto quisiesen, pero no podían invitar a nadie. Aún así, todos invitaban a beber a ligues, amigos, contactos profesionales y familiares. Por ese orden. Marcos era un tío resultón…

Una noche en el Paradiso

CUATRO Anna limpiaba el botellero con parsimonia. Cada noche repasaba las botellas y las alineaba perfectamente, repartidas estratégicamente. Sonia hablaba y hablaba con clientes y amigos en su retorno. Su súbita ausencia se debía a un extremo agotamiento que la obligó a tomarse unas vacaciones para descansar. Contaba una y otra vez su versión y…

Una noche en el Paradiso

TRES Estaba retocándose el maquillaje cuando las demás chicas comenzaron a llegar. Anna preguntó despreocupadamente, mientras salía del vestidor, quién la iba a acompañar esa noche en la barra. Tenía la barra principal de las tres que formaban el local. Todas querían estar porque había más propinas. A ella le daba igual quien la acompañase….

Una noche en el Paradiso

DOS Se dirigió a la costa por la carretera de siempre. Era una vía secundaria en mal estado y casi todo el trayecto estaba a oscuras. Aún así los jóvenes conducían rápido y bebidos por aquel tramo. Anna se puso un poco de buen Rock para animarse. Salir de casa, conducir hasta el trabajo y…

Una noche en el Paradiso

UNO Anna se despertó por el ruido de la calle. Retumbaba en sus oídos insoportable. Le había echado fuera del sueño. Estaba completamente desorientada sobre la hora que era. La luz se colaba por las rendijas de la persiana. Buscó a tientas el reloj en aquella oscuridad artificial. 2:23PM decía el luminoso verde. Aún es…