Comienzo

Llegó a ese lugar vacío y en absoluto silencio. Era ese el punto en el que se traspasa a otro mundo. Entonces la criatura de los sueños apareció a su lado. Como cada noche le daba la bienvenida. Como cada noche, le puso la suave capa sobre los hombros y subió la capucha. Esa capa conocida, llena aún con las sensaciones del ultimo viaje que volvían a ella como un eco, como un tañido de sentimientos. La capa se pegó a su cuerpo. Ya estaba vestida de noche. Entonces estaba en el filo de un estrecho acantilado sobresaliente. La criatura de la noche la empujó y luego saltó tras ella. No tuvo miedo. Cayeron a toda velocidad, volando, haciendo piruetas y volteretas. Cuando el suelo se acercaba, aminoraron la velocidad hasta posarse en el suelo suave y grácilmente. Estaban en el centro, en un punto del que irradiaban infinitos caminos que se perdían en lejanos paisajes.

-¿Que dirección tomaremos hoy?- Preguntó.

El sol iluminaba de lado, sin decidirse por el amanecer o el atardecer. La criatura de la noche miró hacia un lado y hacia el otro, oteando el paisaje, con una mano como visera. Cogió una mano de ella, mientas con la otra señalaba un punto. Comenzaron a caminar juntos, mientras aquel punto del paisaje se acercaba y expandía. Comenzaba el viaje de esa noche. Ya se vería que páramos visitaría, que aventuras viviría y por que salida lograría volver a la realidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s