Perfección (tres)

Otoño, tras la primera operación.

Gela ha pasado dos días sedada y uno más despierta pero sin moverse en la cama. 70 horas de reposo absoluto. Su primera operación del programa. Le han explicado el proceso completo varias veces, pero nunca logra recordar todo lo que iban a sustituir, remodelar o injertar. La enfermera inyecta una solución por la vía que tiene en la cara interior de la muñeca. Luego otra. Finalmente quita la boquilla de la vía. Mientras duren las operaciones mantendrá esa vía. Según el doctor es otra maravilla médico-tecnológica: No debe ser sustituida en meses y que queda discretamente disimulada cuando se retira la boquilla exterior. La enfermera la anima a levantarse y caminar. Se mueve con miedo, intuye el dolor que debería sentir. Pero no siente dolor, ni si quiera incomodidad. Se siente realmente bien. Se levanta. Se siente llena de energía, vigorosa… ¡Se siente joven! Flexiona los brazos, luego las rodillas. Da unos pasos, que acaba transformando en graciosos pasos de ballet a medida que camina. Siempre le ha gustado el ballet. La enfermera ríe.

– Tómeselo con calma. Al principio se recomienda un esfuerzo moderado. Como tarea aconsejable le sugiero asistir a su grupo y ponerlos al día.

La enfermera desconecta el equipo situado junto a la cama. Abre un pequeño refrigerador destinado a medicamentos y prepara la dosis apropiada, que deja en la mesa junto a un botellín de agua fría y un vaso. Se asegura de que la paciente se toma la medicación y se dispone a marcharse.

– Tiene ropa para elegir dispuesta en el vestidor. Seguro que está ansiosa por comprobar los resultados de la operación Puede utilizar las prendas mientras dura el proceso. Luego podrá adquirir un nuevo vestuario completo y apropiado. En todo caso ya sabe que en el recinto disponemos de boutiques en las que podrá comprar lo que desee -y añade en tono entre confidencial y amistoso-. Personalmente le recomiendo el vestido rojo. – Luego sale discretamente de la habitación.

Gela entra en el vestidor y encuentra un montón de prendas de gusto exquisito dispuestas en cuatro grupos. En el último grupo apenas hay un par de conjuntos muy veraniegos de medidas imposibles. Intuye que ajustarán a su cuerpo cuando haya finalizado el tratamiento. Su propia ropa, que trajo en una escueta maleta, está arrinconada al fondo del armario. Mira la ropa de verano con deseo. Pero finalmente se concentra en la ropa que se va a poner inmediatamente. Realmente el vestido rojo es impresionante: cuello alto, manga larga, a media pierna y muy ajustado. Lo que lo hace especial es la espalda descubierta con un escote en forma de lágrima. Absolutamente perfecto. Elige cuidadosamente los zapatos y complementos que completarán el modelito.

En el vestidor hay unos espejos enormes contrapuestos de tal forma que puede verse de cuerpo entero en todos los ángulos posibles. Se recrea en admirar su cuerpo tras el cambio. La mujer que le devuelve la mirada desde el espejo no parece ella, es tan arrebatadoramente hermosa… Pero esa mujer del espejo se mueve obedientemente cuando ella ordena moverse a su propio cuerpo ¡Debe ser ella misma! Ha de convencerse de que es ella misma. Casi no lo puede creer. Un júbilo incontrolado hace presa de ella. Siente que su cara debería estar formando una sonrisa bobalicona. Sin embargo la mujer del espejo esboza una elegante sonrisa, sus mejillas se ruborizan ligeramente y los ojos brillan. Va a salir inmediatamente a lucir su nuevo cuerpo. Lo primero que hará será poner al día a todos sus compañeros. Estarán encantados con el cambio. Aún no es perfecta, claro, pero ya no será nunca más una “nooper”, una no operada. Al fin podrá comprobar por si misma lo que comentan los demás, contar su propia experiencia, incluso dar consejos a los nuevos. Todos sus reparos, todas sus reticencias y miedos eran infundados. Que lástima que haya que esperar tanto entre una operación y otra. De pronto tiene ganas de que todo se acelere y haya acabado con las operaciones y sea perfecta al fin.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. g. dice:

    me encanto, me gusta mucho el género, y me imagino varios finales posibles, ninguno bueno para mi pobre tocaya, jeje.
    un abrazo,

  2. jsk dice:

    espero con ansia -Perfección (cuatro)-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s