Himno

el

Hace un tiempecito que no puedo escribir decentemente, así que voy a recurrir al viejo truco de rescatar algo del pasado. Es un poema que escribí hace muchos años, cuando aún era adolescente, así que tened piedad, porque es malo como un dolor de barriga. Es una explicación práctica de por qué no me meto con la diosa de la poesía.

Este poema participó en una exposición conjunta de poesía y pintura. Por el mundo existen tres cuadros basados en este poema. En eso consistía la exposición: tres poemas por poeta, de cada uno de esos tres poemas, tres cuadros. Me consta que se vendieron las tres obras, que sin duda eran muchísimo mejores que el poema.

La lectura del poema me trae recuerdos de Europ’Art 9. También me trae recuerdos de la sala de exposiciones Julià de Valls. Sala que ya no existe. Recuerdos del Sr. Julià, el desinteresado promotor de la sala y padre de una buena amiga. El Sr. Julià, hombre lleno de energía que murió. Murió exactamente del mismo cáncer del que mi hermano logró salvarse.

Con humildad y todo mi cariño, mi tardío pero sincero homenaje.

Himno

Guarda silencio

hombre pequeño,

respeta el campo

lleno de muertos.

Espera que se apague

el último lucero,

por que esta noche brillan

estrellas de duelo.

Yacen inertes

más de mil guerreros

en un mar macabro

de sangre y de cuerpos.

Si se gana o se pierde

no quieren saberlo,

para ellos no importa

pues ya se van lejos.

Su saliva y lágrimas

riegan árboles viejos,

baña su sangre

un campo de pensamientos.

Madres e hijas

lloran al cielo,

pues en la tierra

no saben dónde hacerlo.

No hay lápida ni tumba

para estos muertos

de guerras injustas

y sacrificios cruentos.

De almas frondoso

es el bosque primero

y tras el fragor

es campo desierto.

Las ánimas de todos

forman un coro

que vaga por el mundo

cantando un lamento.

Antes de la batalla

lo arrastra el viento,

después es el canto

del nuevo silencio.

Lo cantan los vivos

soldados con miedo

junto a las hogueras

del campamento.

Luego es el mudo

grito de interfectos

que por siempre caminan

solos y ciegos.

Este himno se hace

por siempre eterno,

más voces se unen

a cada momento.

Tristes almas

cantando en recuerdo

de todas las guerras

que aun no han muerto.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. eduard dice:

    La poesía no tiene edad, si hubieses dicho que era de tu bisabuelo no me hubiera gustado más. No estoy muy versado en el tema pero creo que es muy bueno y emotivo, todo un himno homenaje.

    Siempre para adelante; para atrás, ni para coger carrerilla.

    Un abrazo.
    Tom Sawyer

  2. chrieseli dice:

    Sencillas palabras ordenadas en versos. Me han conmovido su honestidad y su silente dolor. Sabes? a veces creo que los versos están dispuestos de otra manera porque el poeta trata de esconder su historia.
    No te compliques con la falta de inspiración, que si miras con atención, de tu párrafo de introducción hay colgadas al menos un par de muy buenas. ¿Cómo va el libro?? ¿Sigue el concurso? Déjame participar, no seas malita🙂

  3. annefatosme dice:

    Me parece un precioso epitafio para cualquiera pero quizás más para el señor Juliá a quien apreciabas.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s