El cuento

el

Escribí un cuento. Se lo dejé leer a un amigo. El cuento era tenebroso y horrible. El final no era feliz y no enseñaba ninguna moral. Cuando le pregunté por el cuento, mi amigo me preguntó si tenía algo que decir respecto a haber escrito aquel cuento

– ¿Es esto una venganza o tal vez una confesión?

– No, no tengo nada que confesar o purgar, este cuento no es sobre mí.

– Entonces no tiene sentido ¿por qué has escrito algo así? ¿por qué publicarlo?

– El cuento habla de cómo el mundo se devora a sí mismo. Alguien tenía que contarlo.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. annefatosme dice:

    La literatura suele contar el lado oscuro de la vida. La gente tiene una cierta tendencia a asociar lo que uno escribe a lo que uno es o hace. Sabemos que no es así aunque no cabe la menor duda que para escribir hace falta tener una sensibilidad especial que no todo el mundo posee. Ni entiende.

  2. Poio dice:

    no coincido con el comentario anterior… yo dejé de escribir precisamente porque empecé a ponerle sensibilidad (y sentimientos) a mis relatos. Mientras eran historias ajenas a todo y a todos me gustaban… en el momento que se volvieron reflejos de tal o cual realidad, dejé de escribirlos.

    sevemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s