Microcuento: Monstruos Nocturnos.

Irene despertó en medio de la noche apremiada por la sensación de que había un extraño en la habitación. Aún entre los vapores del sueño distinguió una silueta oscura, grande y deformada. Una cierta alarma se instaló en la parte de atrás del cerebro, aunque no demasiado apremiante. No era la primera vez que uno de aquellos seres inquietantes la visitaban y la despertanban, insolentes, con la única intención de asustarla. Ya no le causaba el mismo efecto. Sin embargo por el rabillo del ojo vió que un hilo, hecho de la misma materia que la sombra, unía el monstruo con su tobillo. Eso si que la espantó, empujándola definitivamente fuera del sueño e instalándola en una vigilia de terror.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Webpadawan dice:

    Oh sí, Irene tuvo una paralisis del sueño, el que combate monstruos debe asegurarse de no convertirse en uno.

    Me gustó el cuento.

  2. Tooru Okada dice:

    Supongo que esas situaciones muchos las deben padecer. Hay mucho monstruo dando vuelta. Buen desenlace final, me gustó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s