Arcanos Perdidos: La Casa (final)

Los días pasaron lentos y amorfos, como una tortura. Con el tiempo llegó la constatación de la ausencia, la impotencia, la rabia, el dolor agudo y constante en el alma. Les visitó un psicólogo en casa. Estaba en shock, decía. Hubo muchas visitas, pero Álvaro no quería atender a ninguna, ni familiares ni amigos. Marcos vino muchas veces, pero no quiso estar en la misma habitación que él. Supo que la asamblea de los contadores de historias se había disuelto. Su padre apenas lo dejaba solo. Fue muy reacio en dejarlo volver al colegio.

Un día comenzó a leer el libro de Bruno. En el descubrió muchas cosas, algunas difíciles de creer. Pero se concentró en los pasajes en los que se hablaba de cómo usar la piedra. Había tomado una determinación: aceptaría el desafío de Bruno. Cuando sintió que sabía lo suficiente, cuando se sintió con fuerzas, fijó una fecha.

Ahora era un chico silencioso, solitario y difícil. Apenas se hablaba con nadie, mucho menos con los que estuvieron en aquella habitación, deseando la muerte de su madre. Bruno ha desaparecido del colegio, se rumorea que está en tratamiento, incluso que podría estar internado en una institución mental. Antón vuelve a ser el gigantón, ha caído en desgracia por ser el mejor amigo de un loco, pero se revuelve pegando a todo el que le parece. Marcos se siente culpable, aunque Álvaro no sabe si lamenta la perdida de su madre o la perdida del secreto.

Si lo que dice el libro es cierto, y no duda que lo sea, va a hacer un sacrificio muy grande, pero no le importa. Allí está, frente a la piedra con la runa grabada. Pone la mano y recita su segundo jurament:

– Juro como nuevo custodio de la piedra. Que mi destino quede encadenado al suyo. Juro protegerla con mi vida y quedar encadenado a ella. –

Ahora la piedra es suya y le obedecerá. No siente nada especial, esperaba sentir algo que le indicase que lo ha hecho correctamente. Se pregunta si Bruno, allí dónde esté, siente algo. Pronto lo sabrá. Respira hondo, vuelve a poner la mano y recita:

– Despierta piedra. Muéstrame a quién deseo ver. Despierta piedra. Muéstrame a quien deseo ver…

Álvaro se balancea solo en la habitación medio subterránea. Su destino ya no le pertenece. Al momento su alma liviana, separada de su cuerpo, sobre vuela la casa. Debe concentrarse mucho. Lentamente, busca. No tiene la agilidad de Bruno para  concentrarse, para moverse de un lado a otro. Tras varios intentos al final da con él. No está en un manicomio, sino en un orfanato. Recuerda que su madre le dijo que era huérfano.

– Veo a Bruno sentado sólo en un cuarto. – Murmura Álvaro en la habitación. – Soy Bruno y sé que Álvaro está conmigo. Puedo sentirlo ahora. – Va recitando su monólogo. – Sé que puede ver mi alma vacía, gastada. Ahora que él tiene la piedra ese será su futuro. Lo lamento, pero yo seré libre al fin. Sé que voy a morir y eso me alivia. He vivido demasiados años. Siento que la vida se me escapa. Me tumbaré a esperar mi muerte. Intento explicarle a Álvaro, pero él ya sabe… Ahora es él el que me habla. Me transmite que va a fundar una nueva asamblea. Se tomará su tiempo. – Murmura Álvaro, repitiendo a Bruno, que dice él mismo. – Los elegirá especialmente. Yo moriré hoy. Los que han deseado la muerte de su madre no correrán esa suerte. Sufrirán, como él ha sufrido, pero más. Se tomará siete vidas en la familia de cada uno para pagar la perdida. – Al fin Álvaro toma sus propias palabras frente a Bruno, que se siente morir: – Sabrán de la existencia de la piedra y se preguntarán si he sido yo el causante de sus desgracias. La sombra de la sospecha y la culpabilidad les perseguirá siempre. Cuando haya formado mi asalmblea buscaré a todos los que hayan tenido relación con la piedra alguna vez, a los que sepan de su existencia o incluso a los descendientes inocentes de aquellos que desearon muertes en el pasado. A cada uno que le haré pagar por siete su delito. Yo no seré un contador de historias, un observador. Voy a ser un vengador cruel y me cebaré en los usaron la piedra y quedaron impunes. Esa será mi venganza. – Desearás muerte, tu alma se volverá negra. Morirás, muy pronto. – Sea. Las cosas suceden, eso no es bueno ni malo. – No comprendes, debes compensar…– Bruno apenas tiene un hilo de vida. – Comprendo muy bien.
Bruno muere con los ojos desorbitados y una expresión de horror en la cara. Álvaro está satisfecho. El primer paso en el camino de la venganza está dado.

Vuelve a la sala rápidamente. Se toma una galleta y un poco de agua. Va a ser una noche muy larga. Se pregunta si puede tomarse el primer castigo de cada uno de los amigos de Bruno en una sola noche, antes de caer rendido. Esa noche la marca de la runa quedará lebemente marcada en su mano. Poco a poco se irá grabando como a fuego en su palma el símbolo del mal aguero.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sectario dice:

    Un final más que satisfactorio y por mi parte inesperado. Si bien uno podía imaginar cuál sería el destino de Álvaro, ni por asomo sus circunstancias. Y lo que me gusta de una historia es eso, que a pesar de jugar con la satisfacción del lector cuando se le dirige por terrenos que puede comprender, que espera de alguna forma, consiga sorprenderle.

    Sigo trabajando… 😉

  2. eduard dice:

    Un desenlace bordado, un final para la reflexión, y como dijo Sectario, satisfacción. Lo mejor es que mantienes en alza tu estilo, cada día a mejor (no como algunos que colgamos un post como si colgáramos un cuadro)
    Un abrazo.

  3. Anne Fatosme dice:

    Tu relato mantiene el lector en alerta del principio al fin.
    ¿Dime Fanou, que más puede pedir una escritora?

  4. Poio dice:

    vivir de la venta de sus libros???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s