Descuido

el

Desde pequeño había tenido la habilidad de sacar su alma o consciencia, llámenlo como quieran, de su cuerpo. No era nada que hubiese aprendido, era más bien algo innato, y no tenía explicación para ello. Esa habilidad le había proporcionado grandes ventajas. Podía ver los exámenes mientras los profesores los elaboraban, así había sacado notas increíbles en su vida académica. Podía saber que decía o hacía alguien de su interés, y así lograr un buen empleo o el corazón de una chica. Las posibilidades eran ilimitadas… y las quiso explorar todas.  Lo hacía con suma facilidad, completamente despierto y a veces con gente a su alrededor. Un breve momento de distracción, un poco de relax y… ¡flop!, ya estaba fuera. Podía ver lo que otra persona hacía cuando se creía libre de miradas indiscretas. Tanto dependía de este don que continuamente lo utilizaba.  Se había convertido en un voyeur.

Ese día iba conduciendo, pensando en espiar a su nueva compañera de trabajo. El trayecto era conocido y fácil, la música melódica y suave. Sin darse cuenta, se había relajado y concentrado hasta llegar al punto de salir. Por error su alma se escabulló fuera del su cuerpo. El coche siguió andando, con su cuerpo rigido dentro. Vio su coche salir en una curva y despeñarse por un terraplen. Asistió horrorizado al accidente de su cuerpo. Cuando se acercó, el cuerpo estaba destrozado. No sabía si volver a él. Se dió cuenta de que perdía mucha sangre. Su cuerpo se tornava lívido.

Durante unos instantes no supo que hacer. Luego decidió que era mejor buscar otro cuerpo en mejor estado y echar a su eventual  huésped.

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Kutimon dice:

    Estaría más que bien eso depoder salir del cuerpo de uno de tanto en tanto, sin abusar desde luego, que ya se sabe lo que pasa y es que si es desaconsejable hablar por el móvil al volante imagínese lo de sacar el alma de paseo.
    ¡¡Muy interesante el blog!! Con su permiso volveré de tanto en tanto a echar un ojo. Saludos

  2. Escalofriante. La mirada del fantasma siempre me ha fascinado.

  3. eduard dice:

    Yo juraría que ayer le dejé un comentario. Ahora me da yuyu, con estos temas cualquiera osa volver a repetirse. Igual pasó algo sobrenatural, o problemas con la red. En estos tiempos que corren, Nunca se sabe.

  4. fanou dice:

    Gracias Kutimon, sientete como en tu casa.
    E.V. Hay que tener cuidado con esas almas sin cuerpo… y con poca moral.
    Pues ni idea, serán cosas de fantasmas, eduard.

  5. Juneau dice:

    De pequeña yo pensaba que si uno se caía en sueños, se le iba a ir el alma. Mientras leía tu relato no pude menos que acordarme de mis fatídicas ideas.
    Y la angustia volvió por un breve instante.
    Que gran poder tienes con las palabras.

  6. AdR dice:

    Genial, lo tenía en mi feed pendiente de leer, me ha gustado mucho tu alma errante.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s