Viento

Los contenedores de basura atraviesan la carretera corriendo como animales salvajes asustados. Las señales de tráfico se tumban hacia atrás. Los carteles de hierro hacen contorsionismo lentamente, quejumbrosos. Bolsas de plástico vuelan en círculos frenéticos, como bandadas de estorninos, invitando a los toldos a despegar. Los árboles saludan continuamente con inclinaciones hacia un lado y hacia otro. Todo en la calle parece zarandeado por manos invisibles. Las nubes viajan raudas rascando su barriga contra las montañas bajas.

El viento, enfurecido, chilla y ruge, y  arremete contra los cristales con golpes cuasi sólidos.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Poio dice:

    casi que describiste un díacualquiera del pueblo en el que vivo. Faltó la tierra que no te deja ver ni las manos siquiera :-/

  2. fanou dice:

    Bueno, aquí también hay tierra y mugre en suspensión, pero menos. A cambio tenemos lluvia ácida, lluvia de barro rojo e incluso una interesante combinación de ambas.

  3. AdR dice:

    ¡Cuasi sólidos! Me gusta.

  4. fanou dice:

    Me honra tu visita.
    Gracias por el comentario.

  5. Recién llegaba yo a casa luego de un corto viaje a una playa cercana -es un decir. El viento levantaba más polvo del que pensé que existiera, me azotaba el rostro y me entraba en los ojos cansados. Recordé otros días y otras tormentas cafés y rojizas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s