Tychè (2058 – II)

Esta historia comienza aquí: El mensaje.

* * *

Como esperaba, no ha habido complicaciones para salir de la ciudad. Por precaución salimos por la puerta de servicio 33, aunque podríamos haberlo hecho tranquilamente por una puerta principal. La despedida ha sido molesta, los padres se han despedido de la niña llorando con desesperación. Me han mirado con miedo y desprecio. Creen que la envían a morir. Quizás sea cierto.

La niña lo mira todo con los ojos muy abiertos. Nunca había estado fuera de la ciudad. No parece compartir la desolación de sus padres. Llevamos ya un rato en marcha. Pronto hará demasiado calor y tendremos que parar. Espero llevar agua y comida suficiente para llegar hasta un punto de abastecimiento. Estoy trazando una ruta más conservadora sobre la marcha.

Ha sido una sorpresa descubrir que Eurogea lleva ocho días ardiendo. Me pregunto si las personas que conozco allí habrán muerto. Quedan muy pocas personas que conozca vivas. Me imagino la ciudad ardiendo y la gente incapaz de salir, ni para huir del fuego, como si una barrera mental limitase su mundo a las fronteras de la ciudad. Para ellos es el fin del mundo.

* * *

Hemos parado otra vez durante el medio día. Es cuando la niña lo pasa peor. No está acostumbrada al frío, ni al calor. Por la noche se envuelve en un viejo abrigo mío. Parece la crisálida de un insecto. Pero a medio día no hay dónde esconderse del calor.  Hay aún bastante trozo de desierto llano antes de llegar a terreno más cubierto. Estoy pensado en desviarme hacia la costa, para ver si el clima es más suave, aunque eso retrasaría nuestro viaje varios días.

La comida no es problema. Siempre hay algo que cazar o recolectar, si uno sabe dónde buscar. Algunas de las cosas le dan asco. La carne de Wambuti la hizo vomitar. Es muy dura, pero tiene muchas proteínas. El hambre no perdona.

Sin embargo falta agua. El último pozo resultó estar seco. El vehículo necesita mucha agua. Creo que tiene una fuga,  pero no logro encontrarla. No puedo arriesgarme a sobre calentarlo. También debo vigilar que la chica no se deshidrate. Espero encontrar agua pronto.

* * *

Hoy Tychè ha estado una hora llorando. He parado cerca de un río buscando el fresco. Ella ha oído el agua y ha salido corriendo para bañarse. He tenido que correr tras ella y detenerla. El agua en este río está contaminada. A veces no sé si me entiende del todo. Habla ese dialecto sincopado de la ciudad. Creo que el cansancio, el calor y el hambre han hecho mella en ella. Se ha metido en el coche y ha estado llorando hasta que se ha quedado dormida. Ha sido un error venir aquí. Definitivamente me desviaré hacia el mar.

* * *

Tras el incidente de ayer, hoy Tychè parece enferma. Creo que tiene fiebre. La he hecho beber mucha agua. Hay un nacimiento de agua que queda cerca, espero que este no esté agostado, estamos llegando al fin de la reserva.

La he visto mirar con curiosidad como escribo mis notas, así que para entretenerla, le he enseñado a escribir su nombre. También le he explicado que significa. No lo sabía. Es triste que la juventud en las ciudades apenas sepa escribir. Todo funciona con símbolos, no recuerdan ya que los símbolos provienen de una legua rica, que se puede representar con letras. Mientras comíamos he limpiado y tallado una ramita, para que la use como lápiz sobre la arena, y practique.

* * *

Ha habido suerte. El nacimiento ha cambiado un poco de lugar, ha andado unos metros, pero ha sido fácil encontrarlo. Las pruebas han dado negativo en contaminación. He cargado mucha agua. Se nota que estamos más al norte, el desierto va aflojando, hace menos calor y se empiezan a ver plantas. Tychè se ha repuesto totalmente de la fiebre del otro día. Vamos hacia el mar, ya se huele la brisa marina en el aire.

Tychè tiene mucha curiosidad por la escritura. Está aprendiendo muy rápidamente. Aunque con dificultad, ha comenzado a leer mis notas. También se interesa por los mapas. Parece más relajada. Por fin la he visto sonreír. Se me hace extraño. Ahora nos entendemos mucho mejor.

* * *

Hemos llegado al mar. Tychè no lo había visto nunca antes. Ha comenzado a reír de felicidad. Me pregunta si las montañas que se ven en el mapa y hacia las que nos dirigimos son tan impresionantes como el mar. Quiere verlas.

He pensado buscar alguno de los lagos salados de esta región. Si está suficientemente limpio podrá bañarse. Además podremos pescar. Tychè nunca ha visto peces, ni ha comido pescado.

* * *

Han pasado varias semanas desde que partimos de Gabirea. Tychè está mucho mejor ahora. Se ha puesto muy morena. Es una chica muy despierta. Tiene mucha curiosidad. Ya le ha dado varios repasos a mis notas y a mis ajados mapas. Ha aprendido a escribir bastante bien y a veces toma ella las notas. Se interesa por todo: la caza, la pesca, la recolección, la localización de agua, las estrellas, el calendario, las plantas, los animales, hasta por las piedras. Me acribilla a preguntas continuamente.

Al pasar las montañas dejamos el desierto atrás. Ahora hay más disponibilidad de agua y comida. Pero las tiras reactivas y algunos productos se están terminando. Quizás me desvíe para pasar por una de las ciudades fantasma. Otro retraso. Pero vamos bien, ya estamos cerca de nuestro destino.

* * *

Esta historia continúa aquí: Elysión.

El cuarto capítulo es La Colonia.

El relato acaba en Libertad.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Poio dice:

    Muy bueno, e insisto… da para mucho más la historia. Porfis🙂

    sevemos

  2. javi skoda dice:

    Como no querias que te diera mi opinión te la dejo aqui escrita.
    He leído poca cosa, pero me parece genial la forma que tienes de redactar. No debería darte vergüenza escribir tan bien como lo haces. Animo y sigue así.
    Te dejo este link, creo que te gustará http://lanzaspalabrasveloces.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s