Si X fuese un personaje de ficción.

A veces regalo a las personas pequeños cuentos que responden al lema si x fuese un personaje de ficción. En ellas intento reflejar el espíritu de esa persona a la vez que explico una pequeña ficción en la que es un personaje, realiza una fantasía o se encarna en un arquetipo literario.

Siempre que el señor X por excelencia me pedía que le escribiese una de esas pequeñas ficciones para él, acababa fracasando en el intento y nunca le regalaba uno, lo cual me ha reprochado alguna vez.

El verano está acabándose y llega con un pequeño regalo:

Si Jx fuese un personaje de ficción.

– Si volviese a nacer sería uno de esos superheroes: superman, spiderman. Ya sabes un tipo humilde que en su tiempo libre se dedica a proteger la justicia, preservar la paz, dar su merecido a los malos, proteger a los débiles…- Dice Jx.

– No me lo hubiese imaginado nunca. Con lo que llegas a atacarlos…

Jx es un periodista de éxito. Ha colocado su antes modesto diario entre los más vendidos del país. Ahora es conocido en el mundo entero, y tiene traducción a otros 5 idiomas.

– ¿Tú llevando una doble vida? ¿Guardando un secreto tan grande? ¿Saliendo en la tele y resistiéndote a gritar ¡yo soy ese! cuando una multitud admirada te vea salvando ancianitas de un edificio en llamas?

Jx escribe ahora sólo sobre ese fenómeno social que parece no tener fin: los superhéroes. Escribe un artículo corto de opinión un par de veces por semana que se llama “la vida de un supernormal”. En ella hace chites de como se ha normalizado la existencia de los superhéroes. Cómo la gente actúa con normalidad o extrañeza frente a ellos. Las rabietas o depresiones de los superpersonajes. Habla de los tics, los trajes, los nombres o las firmas ridiculizables de algunos… Son artículos de actualidad con trasfondo, pero en tono humorístico.

Lo bueno llega el fin de semana. Escribe siempre un artículo de más de dos páginas. Le da la voz a los normales, a los que no son superhéroes. Habla de los afectados en su trabajo: bomberos, policías, ejercito, protección civil… O de los que sufren los daños colaterales de la intervención de los superhombres. Habla de la subida de impuestos que pagan los ciudadanos para cubrir la tan famosa política “si no hay heridos, los daños materiales son secundarios”. Pregunta sobre quién controla a los que nos controlan. Nos cuenta el feo entramado trasero: la dependencia de algunos políticos, militares o firmas multinacionales de determinados super nombres. Nos hace ver que superhéroes también significa supervillanos.

– Seguro que si publicas eso más de uno deja de leer tu columna y te crucifica.

Su lema es que nadie es incorruptible. Todo el mundo tiene puntos débiles. Trata de humanizar a esos seres semidivinos, extraños, incompresibles. Se pregunta sobre el oscuro origen de este fenómeno. Hacia dónde nos lleva este camino. Nos muestra lo fácilmente que seguimos esas idealizaciones, que bien podrían ser humo, una forma de controlar la mente colectiva.

Ha tenido diversos encuentros agrios desde su diario con varios súperes. En particular hay uno de intachable reputación que se diría que se la tiene jurada. Ha recibido amenazas, pero se siente seguro “Si a mí me pasa algo, los super buenos iban a parecer menos buenos inmediatamente. Culpables hasta que se demuestre lo contrario, para variar. Todos los superhéroes velan por mí. Cuanto más me odian, más me vigilan, más me protegen. Soy el hombre más seguro del mundo. Apuesto a que alguno mira en estos momentos…”

– Si fueras un superhéroe ¿tendrías en cuenta a un loco que escribe lo que tú?

En el fondo lo que siente es un poco de envidia. “¿Por qué hay unos pocos superprivilegiados nada más, mientras existe tanta maldad, miseria y enfermedad?”. Pero es heroico a su manera. Trata de ser justo, de dar voz a los que quedan enmudecidos por los superpoderes y sobre todo es fiel a su visión.

Se ha hecho un nombre, incluso entre los superhombres. Algunos le tienen en cuenta. Su opinión es la voz de una gran parte de la sociedad, la parte crítica. Se vanagloria de contar con las simpatías y la amistad de alguno de los que ataca. “Debajo de algunos supertrajes coloridos hay algo más que fuerza bruta. Hay inteligencia”

Sospecha la identidad de varios de ellos, pero nunca ha revelado sus cartas. Sería como matar la gallina de los huevos de oro. Tampoco se ha esforzado mucho. “No se trata de robar la identidad de nadie, se trata de que ellos den el paso libremente. A ver si tienen un poco más de fe en la humanidad que tan encarnizadamente defienden. Si ellos no tienen fe, ¿quién la tendrá?”

-No, no lo creo. No te pega. ¿Qué superhéroe ibas a ser?

Cuando hace unos días se desató la polémica sobre la necesidad de conocer y censar la identidad de las personas con superpoderes, lo más extraño de todo es que él se mostró en contra “¿Les ponemos un número tatuado? ¿y luego qué? ¿un exterminio controlado?”. Ha defraudado a muchos. Dicen que se ha vendido.

Luego llegará la persecución y tomará partido… por los que siempre había criticado. Porque en el fondo, también es un héroe a su manera.

– Deberías sentirte orgullosos de la labor que haces.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Xabaras dice:

    Sin embargo, aunque normalmente no lo demuestre, es de tu labor de la que me enorgullezco.

  2. darebilly dice:

    En serio, me encanta este Blog.

  3. Poio dice:

    Jx es un JJ Jameson cualquiera. Y es que tiene el 4to poder en sus manos.

    sevemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s