Orden – Desorden.

Me gusta el orden. Me gustan los espacios de aire oriental, despejados y limpios, con pocos elementos sencillos. Pero soy incapaz de llevarlo a la práctica. No con todo, consigo que la mayoría de espacios en mi casa estén despejados. Pero es imposible conseguir que mis libros y mis discos estén ordenados nunca. Si los ordeno, el orden dura apenas un día. Se resisten a estar quietos en sus sitios correspondientes.

Ahora mismo tengo libros en el despacho de casa, junto al ordenador. Uno de cuentos medievales y otro de cuentos clásicos. También hay libros desertores de sus estanterías que descansan en una pila en la mesilla de noche: cuentos japoneses de fantasmas de Lafcadio Hearn, uno sobre los sueños de Jorge Luis Borges y poemas de Baudelaire. Hay un libro de Arthur Rimbaud escondido en un cajón en mi coche. Hay otro igualmente escondido en un cajón en el trabajo. De éste no hablo, porque hablaría mal. Por eso está donde está. En mi bolso viaja un libro de Thomas De Quincey, que es mi actual lectura. El último libro que acabé (de Louise Welsh aún no ha llegado a su lugar en la estantería, y está abajo en el mueble del salón. La trilogía de Nueva York, de Paul Auster está fuera de lugar esperando a Welsh para encajar.

Tengo los discos de Nick Cave junto al ordenador. Por fin he completado la discografía y los estoy escuchando. La mitad de los discos de Portishead están en un estante porque acaban de salir del coche hace un par de días, sustituidos por The Killers, The Strokes y el último de The Smashing Pumpkins. El nuevo de Portishead está en la habitación, y el de Beth Gibbons en solitario está en el dormitorio-biblioteca. Los discos de The Cardigans están aún en una bolsa tras la última salida en sociedad. En el trabajo tengo dos de The Kills. El de Kyuss, fuera de la caja, está disimuladamente mezclado con los de JF que forman el repertorio de discos que ponemos cuando hacemos limpieza.

Alguno se me escapa seguro, pero os haceis una idea

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Poio dice:

    podría decir que mi caso es al revés. Tengo un caos de cosas por donde mires, aunque dentro de ese caos me mueva como pez en el agua. es decir, se exactamente donde dejo tiradas mis cosas.

    Pero con los libros y cd´s es todo lo contrario. Todos están en su estantería, hecha a la medida por mí, los cd´s ordenados por banda y año, y si sale uno, vuelve a ocupar el mismo lugar. Las Spiderman peor todavía. Ordenadas cronológicamente, cada una en un envoltorio plástico para que no se arruinen.

    Al menos así era cuando vivía en Córdoba. Ahora tengo libros y discos desparramados por cantidad de casas, al igual que las Spidey.

    Y no sabés lo que sufro por eso 😦

    sevemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s