Animal.

Sigo con los microcuentos porque son fáciles. Además la frase de la semana pasada (o quincena, no se bien cómo va) era incitante.

>>Abrumado por tanta responsabilidad, el animal había huido. Corría por la ciudad desesperado, buscando refugio. ¿Cómo había podido hacer aquello? La ciudad le había vuelto cruel. La ciudad era cruel. Pero ¿quién sino la gente de la ciudad la volvía cruel? ¿y qué sino la ciudad volvía crueles a las personas? ¿Cuándo comenzó todo? La ciudad estaba maldita hasta los cimientos. Y él estaba maldito. No era más que un niño disparando a otro.

>>Abrumado por tanta responsabilidad, el animal había huido. El dueño del circo lamentaba haberle golpeado tanto, y haberle dado después la oportunidad de huir. Pero iba a resultar la ruina de su negocio. Había pagado mucho dinero por él. ¿Dónde se había visto que un niño monstruoso se volviese de repente totalmente normal?

El siguiente no tiene cien palabras, sino muchas más, pero me salió así, y como no compito, pues me da un poco igual.

>>Abrumado por tanta responsabilidad el animal había huido del pueblo. No podía soportar la vileza de sus propios actos, ni la ausencia de lo perdido. No es que nadie fuese a culparle del asunto abiertamente. Pero nunca podría olvidar.
La conoció una vez que se proyectaba una película en el cinema del pueblo. Él y su mujer llegaban tarde porque el bebé no dejaba de llorar. Su mujer era primeriza e inexperta y trataba al niño como si fuera de porcelana y a la mínima fuese a romperse. En el cine tuvieron que sentarse separados porque no había sitio junto para los dos. Dejó a su mujer delante y él se sentó atrás, junto a aquella desconocida. Olía muy bien, vestía un traje muy colorido, caro y algo desvergonzado. Era una mujer joven, con una sonrisa luminosa, unos ojos oscuros cautivadores, su voz era dulce y su conversación cultivada. Él sintió enseguida un profundo deseo y ella no parecía tener tabú alguno. Antes de que finalizase la proyección estaban follando a escondidas. La cosa no quedó ahí. El se obsesionó totalmente con aquella mujer con nombre de flor. Pasaba todo el tiempo que podía con ella, le hacía regalos, hablaban, paseaban lejos de las miradas del pueblo y sobre todo follaban. Era tan diferente a las otras mujeres, tan diferente a su esposa. Estaba seguro de que su esposa sospechaba algo, sino lo sabía ya. Pero poco podía hacer y a nada se atrevía. Cuando pensaba esto no podía evitar pensar que al igual que él engañaba a su esposa, el objeto de su deseo lo engañaba a él. Estaba loco de celos porque ella no era de su propiedad, era tan libre, tan independiente, tan insolente y descarada… A veces pensaba que lo había hechizado, que era un espíritu del bosque o un demonio. Eso y los celos lo empujaron a tratar de darle una lección a la mujer. Buscó entre los más brutos y viles a quien estuviese dispuesto a visitar a la dama, y vaya si los había de dispuestos. Se presentaron en la casa de ella, abrieron la puerta a la fuerza y se plantaron ante ella, sorprendiéndola mientras leía. Ella no pudo evitar sentir la amenaza y el miedo se dibujó en su rostro. Trató de sobreponerse, aparentar serenidad, incluso sonreír, mientras los rechazaba y les pedía que se marchasen. Pero enseguida los hombres fueron un tumulto irrefrenable. Él se dio cuenta tarde de que ninguno pensaba dejar el escarmiento en un susto, ninguno marcharía de allí sin lograr su ración de perversión. Las protestas horrorizadas de él quedaron ahogadas por los ruidos de los otros animales. Llegados a ese punto ella dejo de emitir ruido alguno. Al cabo ella yacía desnuda, ensangrentada, muerta…

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Poio dice:

    Aunque el último me gustó mucho, el primero es genial. Te deja pensando.

    sevemos

  2. Mna dice:

    De los mejores que he leido. “Al cabo ella yacía desnuda, ensangrentada, muerta…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s