El diablo es un constructor de puentes.

Hola a todos.

Resulta que en mi viaje he encontrado otro puente del diablo, como el que tenemos aquí. Ésto me ha hecho pensar que tal vez el demonio es un constructor de puentes, y se deja engañar a menudo.

Aquí tenéis el puente en cuestión, está en el departamento de Hérault, sobre el río del mismo nombre, en Languedoc-Roussillon (sur de Francia):

pont du diable

En esta versión de la historia los habitantes del pueblo hacen pasar un perro con latas colgadas de la cola para engañar al diablo. Pensando, he llegado a la conclusión de que es más probable que el origen de la historia esté aquí, en el sur de Francia. Más que nada porque el pont du diable es realmente un puente, y no como el nuestro que es un acueducto. Además este puente se construyó en la edad media (s. XI) y las creencias religiosas de la época de construcción encajan mejor con la leyenda.
Siempre me queda el consuelo de que nuestro acueducto es mucho más antiguo…

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Poio dice:

    no me extrañaría que te encuentres con varios puentes más construidos por el patas de cabra. las leyendas son así, no se les conocerá nunca su comienzo y de por sí que ya no tienen final.

    sevemos

  2. burbrujita dice:

    Felicidades por tu blog, espectacular!!
    Me encanta este artículo sobre los puentes del diablo. Dios también crea puentes…

    Te invito a mis blogs, Te he linkado a mis blogs favoritos!!
    saludos,
    burbruja:
    http://www.burbruja.wordpress.com
    http://www.annallenas.wordpress.com

  3. Mna dice:

    Uff. . .también en México hay puentes así.

  4. Rotero dice:

    Reza la leyenda que un buen señor acaudalado hizo construir un sólido puente sobre el río propiedad del diablo. El diablo al ver que no se le había pedido permiso para construir el puente decidió desmontarlo siempre una vez terminado. Hasta que el buen señor cansado de lo mismo de todos los puentes desmontados no tuvo otra elección que aceptar con el diablo el verlo terminado para siempre a cambio de usted que está leyendo esta leyenda.
    Sé que usted no se lo cree, pero para demostrárselo en este momento sentirá cierto picor en la espalda y luego en su cabeza, y a lo largo de un rato seguirá sintiendo picores por todo su cuerpo. Lo siento. El puente todavía sigue ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s