El castillo en el que viven todos los aparecidos del mundo.

Alguna vez he hablado de Charles Nodier y su Infernaliana. Hoy os traigo uno de mis cuentos favoritos de este libro, aunque por desgracia no se a que libro original pertenece, y Nodier olvidó mencionar de donde sacaba cada uno de sus aparecidos.
Lo transcribo tal cual. Espero que os guste tanto como a mí.
Se titula La Casa del Lago.

*

En cierta ocasión, durante un paseo por el lago de Ginebra, vi, al pasar delante de un viejo castillo abandonado, el terror dibujado en el rostro de mi barquero, que remó con fuerza para alejarse de allí.

– ¿Qué te pasa? -le dije.
– ¡Ah, señor, déjeme huir lo más rápido posible! Mire ese fantasma que está en la ventana y me amenaza.

Vi, en efecto un espectro que hacía gestos amenazadores.

– ¡Esto sí que es gracioso! Cuéntame qué cosas extraordinarias ocurren en ese castillo.
– Señor -repuso el barquero-, yo era ates pescador y además muy intrépido. Mis camaradas me habían dicho cien veces: ‘Honoré, no te acerques al viejo castillo; aunque el pescado es allí muy abundante, no se te ocurra intentarlo, porque todos los aparecidos del mundo viven en él’. Yo despreciaba sus consejos, y, como siempre llenaba las redes, volvía todos los días a ese lugar fatal. Varias veces había visto apariciones, pero me burlaba de ellas y provocaba a los aparecidos desde mi barquilla.

>Una tarde, ¡tarde funesta!, cuando lanzaba el chinchorro, vi un fantasma espantoso que caminaba sobre el lago. Yo no me asusté y cogí el remo para ahuyentar al espectro -que es el mismo que acabáis de ver-, pero, ¡oh, terror!, el monstruo agita el brazo y aparece una llama que ilumina todo el lago, al tiempo que me llena la barca de reptiles. El fuego salía de su boca, de sus narices, de sus ojos y tenía una voz parecida al trueno. Entonces cogió mi barco con mano vigorosa y lo hizo desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Mientras toda mi pequeña fortuna zozobraba, oí al fantasma que decía: ‘Temerario, irás a parar al infierno. Que este ejemplo enseñe a los débiles humanos a no luchar nunca contra los espíritus infernales’.

separatelives1.jpg

>Entre tanto yo nadaba con todas mis fuerzas sin saber hacia dónde iba. Felizmente para mí, me encontré con un pescador que me recogió, me devolvió a la vida -pues cuando me metió en su barca yo estaba casi moribundo,y me llevó a casa. ¡Ay! A mí me salvaron, pero mi barca, mis redes, mi hermano pequeño…, todo desapareció.

>Esto es señor lo que me ocurrió; por eso, nunca me acerco a ese maldito castillo si los viajeros no me lo piden expresamente.

>Desde entonces llevo una triste existencia. Ahora soy criado, mientras que antes me ganaba bien la vida y la de mi pobre familia.

– Amigo mío, tu desgracia me entristece; sin embargo, desearía ver a tu espectro.
– El cielo te guarde de hacerlo, señor, nunca volvería vivo.
– ¿Vienes conmigo?
– ¡No! Ya he aprendido la lección.
– Pues bien, ¡desembárcame!
– ¡Por dios! No haga semejante locura.
– Vamos, desembárcame.
– Como quiera, le esperaré a cierta distancia.

Y heme aquí, al anochecer, al pie del torreón, armado hasta los dientes, no contra los aparecidos, en los que no creo, sino por miedo a encontrarme con habitantes de este mundo ocupados en cualquier cosa menos en orar a Dios. Entro: todo está tranquilo en el castillo; enciendo una vela y me paseo por todos los lados; lo encuentro todo en orden; me instalo en una habitación, dejo las armas en una mesa y espero al enemigo a pie firme.

Estaba empezando a creer que los diablos o los espíritus me respetarían cuando oí que algo caía de la chimenea. Me levanté para verlo: era una cabeza de muerto; poco después le siguió una pierna, luego unos brazos y por último es resto del cadáver. ¡Oh, oh!, me dije, este lugar no es muy agradable; estos espíritus no sólo se dedican a asustar. Estaba pensando en abandonar el castillo cuando se oyó un ruido de cadenas; me pongo a escuchar y poco después veo al espectro, que me dirige estas palabras:

– Incrédulo, ¿no te bastaba con el terrible castigo de tu barquero? ¿Quién te manda venir a esta casa…? Temerario, tiembla, todo el infierno se ha desencadenado contra tí.

No pierdo la cabeza y abro fuego contra el fantasma; se ríe de mi cólera y , tras hacer una señal, una multitud de demonios acude al aposento. Armaban un escándalo horrible. Huí de aquella maldita habitación, Llego a una escalera; la subo, echo a correro por otra y me topo cn un espectro envuelto en un sudario asqueroso y lleno de sangre. Huyo de nuevo, miles de esqueletos me sujetan con sus manos descarnadas. Me abalanzo con el sable en la mano, pero mis golpes no causan ningún efecto; un espectro monstruoso quiere echarse sobre mí, pero le evito y me escapo; ya no sé dónde ir, un humo denso e infecto invade toda la casa: hostigado sin cesar por un ejército de fantasmas, me precipito en una pieza contigua; pero apenas pongo el pie en ella, el suelo se hunde y caigo no sé dónde.

Estuve sin conocimiento algún tiempo y sólo lo recuperé cuando el día ya estaba avanzado. Me encontraba en la orilla del lago. Tenía la ropa hecha jirones y estaba tan débil que no podía tenerme en pie. Mi pobre barquero vino a socorrerme y me dijo que desde el lago había visto cosas que le habían dejado helado de horror y que estaba convencido de que yo ya no pertenecía al mundo de los vivos.

Reemprendimos abatidos el camino de Ginebra. Una ve allí, le di a mi conductor una suma bastante elevada para permitirle recuperar su anterior condición. En cuanto a mí, fui varias veces a pasearme por el lago, pero ya no sentí la tentación de visitar el infernal castillo.”

La imagen es una ilustración de Esao.

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Mna dice:

    Uy, me han entrado ganas. . .de visitar el castillo.

  2. Topa dice:

    Acompaño a Mna, jaj.
    Muy buen cuento.

  3. fmop dice:

    Me recuerda a un relato de los cuentos de Calleja.

  4. PILI dice:

    Un relato escalofriante. Yo no me apunto a visitarlo.

  5. wurskia dice:

    me ha gustado la palabra chinchorro

  6. wurskia dice:

    por cierto, me puedes encontrar en notengoniesoninadaparecido.wordpress que me acabo de hacer una pagina de estas a ver que tal.
    Y cuando digo que me la acabo de hacer, es que me la acabo de hacer…
    Reincido en lo de la palabra chinchorro, es bien bonita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s