La Monja Sangrienta versión Infernaliana.

Hace tiempo que tenía ganas de hablaros de este mito, es muy interesante y bastante desconocido. El texto que pondré es un relato corto extraído de Infernaliana de Charles Nodier.

Charles Nodier de formación era etimólogo y herborista, pero a lo largo de su vida se interesó mucho más por la filosofía, la política y los libros. Escritor, traductor y bibliotecario es considerado una autoridad en bibliofilia. Se encargo de la biblioteca El Arsenal, en la que se reunía una tertulia que fue la introductora del romanticismo en Francia. Fue uno de los primeros exponentes de la llamada ‘literatura frenética francesa’. Era un gran conversador y un opiómano.
En Infernaliana recoge relatos breves de corte fantástico que extrae de autores anteriores, pertenecientes al acervo popular o bien de su propia invención.

En el caso de La Monja Ensangrentada, aunque fue explotado por otros escritores posteriormente y se convirtió en un mito recurrente y popular, está extraído y resumido de El Monje de Matthew G Lewis, que fue el primero que lo describió.
Tal vez se comprenda un poco lo de literatura frenética si tenemos en cuenta que Nodier resume en este brevísimo relato una anécdota para la que Lewis necesita más de 30 páginas. La historia se desvirtúa un poco y está fuera de contexto, pero lo esencial queda. Yo personalmente prefiero la de Lewis, además El Monje es una lectura muy recomendable, imprescindible si hablamos de novela gótica.

”’Un aparecido frecuentaba el castillo de Lindemberg, de manera que lo hacía inhabitable. Apaciguado después por un santo hombre, se limitó a ocupar sólo una habitación, que estaba siempre cerrada. Pero cada cinco años, el cinco de mayo, a una hora exacta de la mañana, el fantasma salía de su asilo.
Era una religiosa cubierta con un velo y vestida con un hábito manchado de sangre. En una mano sostenía un puñal, y en otra una lámpara encendida. Descendía así la escalera principal, atravesaba los patios, salía por la puerta principal, que se preocupaban de dejar abierta, y desaparecía.
La llegada de esta fecha misteriosa estaba próxima, cuando el enamorado Raymond recibió la orden de renunciar a la mano de la joven Agnès, a quien amaba locamente.
Raymond le pidió una cita, la obtuvo, y le propuso un rapto. Agnès conocía de sobra la pureza del corazón de su amante para vacilar en seguirle:
-Dentro de cinco días- le dijo ella. la monja sangrienta debe dar su paseo. Abrirán las puertas y nadie se atreverá a interponerse en su camino. Yo sabré procurarme vestidos apropiados y salir sin ser reconocida. Estad preparado a cierta distancia…- Alguien entró en ese momento y les obligó a separarse.
El cinco de mayo, a medianoche, Raymond se encontraba a las puertas del castillo.Un coche y dos caballos le esperaban en una cueva cercana.
Las luces se apagan, cesa el ruido, suena el reloj; el portero, siguiendo la antigua costumbre, abre la puerta principal. Una luz aparece en la torre del este, recorre una parte del castillo, desciende… Raymond divisa a Agnès, reconoce el vestido, la lámpara, la sanger y el puñal. Se acerca; ella se arroja en sus brazos. La lleva casi desvanecida al coche; parte con ella, al galope de los caballos.
Agnès no decía ni una palabra.
Los caballos corrían hasta perder el aliento; dos postillones que trataron vanamente de retenerlos fueron derribados. En ese momento, una tormenta espantosa se levanta, los vientos soplan desencadenados; el trueno ruge en medio de miles de relámpagos; el coche desbocado se rompe… Raymond cae sin sentido.
A la mañana siguiente se ve rodeado de campesinos que le llaman a la vida. El les habla de Agnès, del coche, de la tormenta. Nada han visto, nada saben, y está a más de diez leguas del castillo de Lindemberg. Le llevan a Ratisbonne; un médico cura sus heridas y le recomienda reposo. El joven amante ordena mil búsquedas inútiles y hace cien preguntas a las que nadie puede responder. Todos creen que ha perdido la razón.
Sin embargo, el día va pasando; el cansancio y el agotamiento le procuran el sueño. Dormía bastante apaciblemente, cuando el reloj de un convento cercano le despierta, al dar la hora. Un secreto horror se apodera de él. se le erizan los cabellos, se le hiela la sangre. La puerta se abre con violencia; bajo el resplandor de una lámpara que está sobre la chimenea, ve avanzar a alguien: es la monja sangrienta. El espectro se acerca, le mira fijamente y se sienta en la cama durante toda una hora. El reloj da las dos. El fantasma entonces se levanta, coge la mano de Raymond con sus dedos helados y le dice: -Raymond, yo soy tuya; y tú eres mío para toda la vida.- Salió enseguida y la puerta se cerró tras ella.
Una vez libre, grita, llama; se persuaden cada vez más de que no está en su sano juicio; su mal aumenta y los auxilios en medicina son vanos.
La noche siguiente, la monja volvió, y sus visitas se repitieron durante varias semanas. El espectro, sólo visible para él, no era percibido por ninguno otro de los que hacía acostar en su habitación.
Entretanto, Raymond averiguó que Agnès había salido demasiado tarde y le había buscado inútilmente por los alrededores del castillo; de donde concluyó que a quien había raptado era a la monja sangrienta. Los padres de Agnès, que no aprobaban su amor, aprovecharon la impresión que produjo esta aventura en su espíritu para determinarla a que tomase los hábitos.
Finalmente, Raymond fue liberado de su espantosa compañía. Llevaron a su presencia a un personaje misterioso que pasaba por Ratisbonne; le introdujeron en la habitación a la hora en que debía aparecer la monja sangrienta. Esta tembló al verle y, tras una orden de aquél, explicó el motivo de sus inoportunas apariciones: religiosa española, había abandonado el convento para vivir en desorden con el señor del castillo de Lindemberg; infiel a su amante, al igual que a su dios, le había apuñalado; asesinada ella misma por su cómplice, con el que quería casarse, su cuerpo había permanecido sin sepultura y su alma sin asilo erraba desde hacía un siglo. Pedía un poco de tierra para su cuerpo y oraciones para su alma. Raymond se las prometió y no la volvió a ver.
”’

En la versión extendida (la de Lewis) es impresionante el viaje en carro, con todos los cómplices muertos, los caballos endiablados corriendo hasta caerse por un precipicio, accidente del que luego no queda ni el menor rastro. La distancia recorrida es muy larga, necesita varios días para volver al castillo.
La aparición de la monja ensangrentada deja a Raymond paralizado, no le permite gritar, moverse, escapar… y va succionando su energía. Todos los que se quedan con él en la habitación caen en el sopor y se duermen irremediablemente cuando el espectro aparece y durante la hora que está sentada en su cama. La monja repite el juramento que Raymond le ha echo sin saber quien era cuando la raptaba.
Para librarse debe volver al castillo, encontrar los restos de la monja, y enterrarlos en terreno sagrado, ya que su amante la asesinó y encubrió su crimen.

Por cierto, el personaje misterioso que ayuda a Raymond resulta ser El Judío Errante, y durante la noche le cuenta a Raymond su historia, pero ésa ya es otra historia.
La moraleja es: leed El Monje si quereis una historia gótica buenísima. Leed a Nodier si quereis tener una versión resumida sobre espectros, fantasmas, aparecidos, vampiros, momias…

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. woswis dice:

    Desde luego que apetece mucho más la versión de Lewis, ya que esta parece un resumen de solapa de libro o una reseña argumental de alguna revista. Lo de ¨frenética¨ le queda bien, pero me temo que no va mucho conmigo… Saludos!

  2. fanou dice:

    La verdad es que la literatura gótica requiere un poco de esfuerzo. Si el género te interesa los clásicos aportan mucho, pero a veces pueden ser un poco tocho.
    Una vez estuvimos charlando sobre leer libros de otra época: hay que poner un poco de tu parte, pensar en el público al que iban destinados, en las diferencias del lector de la época y el actual. Hay que pensar que significaban algunas cosas que tal vez hoy no significan lo mismo, o que se expresan de forma diferente.
    Por ejemplo la literatura gótica pasaba por ser un poco erótica y libertina. Una persona de la actualidad, que vive recibiendo estimulos eróticos explícitos por doquier, puede encontrar que un anuncio de coca-cola es más erótico que la mayoría de novelas góticas (juntas), y el anuncio pasa por ser apto para todos los públicos.

    Nodier en ese sentido es bastante opuesto al románticismo inglés: en vez de explicar las cosas con parsimonia, dando especial énfasis a la ambientación, N. es hiper-breve, va al grano. En ese sentido es más actual (y más francés también). Si hablamos de la nueva tendencia de los micro-cuentos y micro-relatos, que surgen a menudo asociados a los nuevos medios de comunicación, Nodier casi parece un visionario.

    1. angelif dice:

      estoy muy de acuerdo con tu comentario, he de deciros que no conozco mucho de la literatura gótica, y tmbn quiero comentar que mi libro favorito es El Monje, acerca del erotismo de los medios de comunicación lo veo excesivo y repugnante, además de que lo único que causan es una mayor propagacion de enfermedades y otras tantas porquerías que serían de otro tema de conversación.

      Por otra parte quiero preguntarte si has leído las historias cortas de Matthew G. Lewis, actualmente yo estoy leyendo una llamada: The Midnight Embrace.

      Salud y saludos te envío: Angel

  3. fanou dice:

    Tienes razón, no lo había pensado.
    Aunque la monja sangrienta es una historia un poco más sórdida.

  4. LunaFuego dice:

    mmm
    mi comentario seguramente no es tan serio como los que aquí se vierten, pero esta historia me recuerda mucho a la novia cadáver de tim burton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s