Gul

>>s. Demonio adicto al reprensible hábito de devorar a los muertos. La existencia de los gules fue discutida por esa clase de polemistas que se preocupan más por privar al mundo de creencias consoladoras que por ofrecer algo bueno para reemplazarlas. En 1640 el Padre Secchi vio uno en un cementerio cercano a Florencia, y lo espantó haciendo la señal de la cruz. Lo describió como dotado de muchas cabezas y de una desusada cantidad de extremidades, y lo vio en más de un lugar al mismo tiempo. El buen hombre acababa de cenar, y explicaba que si no hubiera estado con “el estómago pesado”, habría atrapado al demonio corriendo todos los riesgos.

Diccionario del diablo de Ambrose Bierce.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s