Ya llegan las Fiestas.

Ya tenemos la navidad encima. Desde hace un mes los indicios están por todos lados: las luces, los escaparates, la publicidad en la tele… aunque la gente se resiste a creer que sea Diciembre con este calor (22º todos los días!).

No me gusta la navidad, por motivos ajenos a la propia celebración. Pero ya antes de tener esos motivos, la navidad me olía a chamusquina.

La navidad es la moderna celebración del consumismo desenfrenado. La fiesta religiosa, que personalmente no me interesa nada, no es más que un pretexto mal llevado. Nadie celebra el nacimiento de Jesús, pocos van a Misa de Gallo. Lo que se celebra es el día del año para regalarse cosas.
Los niños no se alegran de reunirse con su familia: los abuelos, primos, tíos… sólo se preocupan de cuántos y cuáles regalos reciben.
Si eres adulto, la fiesta está planeada para que te gastes toda tu paga extra rápidamente: cenas de empresa, amigo invisible, regalos para toda la familia: ya vienen los reyes o mejor Noel o mejor los dos, alguna cena de navidad que te toque preparar: no puede faltar el marisco a precio doble, lotería, viajecito a la nieve, … Resultado: dos semanas de stress y la ruina económica.

Algunos dicen que son las fiestas de comer: comer en la cena de empresa, en casa de tu familia, en casa de tu familia política, San Esteban, la cena con los amigos… y en todas tres platos, entrantes, carne y marisco; vinos, licores, brindis y postres: la tarta de la tía, chocolates, turrones, bombones, mazapanes, mantecados, alfajores, neulas…
Todo, de todo, y más, a la vez, sin mesura. La fiesta de la desmesura.

Y el espíritu navideño ¿qué es eso?. El gusto hortera en todo su explendor: Papa Noeles ahorcados de cada balcón, luces de colores en intermitencias epilépticas, árbol de navidad: de plástico o de los que dejan en suelo perdido de agujas, bien decoraditos, y los concursos de belenes…

Además si trabajas en un fabuloso centro comercial de vacaciones nada: trabajo doble, todos los domingos, el 6, el 8, San Estevan, el 24 domingo, el 31 domingo… y luego en año nuevo en vez de los reyes lo que ves venir son las rebajas.

Pero aún hay algo peor: prueba a decir que no te gusta la navidad…

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. IxcheL dice:

    Coincido contigo comer, comer, regalos, mercadeo me da una nostalgia de asquito.

    No me gusta la navidad.

  2. Rochonf dice:

    La Navidad, con su propósito de enmienda, de paz… Tenemos todo el año para hacerlo y resulta que lo dejamos para cuando hace frío.

    De todos modos, lo mejor de la Navidad son, para mí, dos cosas: una el tiempo libre (casi unánime, veo), y dos, aprovechar la ausencia de hostilidad de los que se lo creen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s