Meditaciones en mi Cuarto

Hoy estoy muy lejos de un mundo mejor.
Una diosa me roza con su mirada,
pero en realidad me ignora.
El hombre gordo de los pecados,
de lo sucio, lo feo y lo malo
ha pasado por las habitaciones de mi casa,
apestando todas las estancias.
El rumor de la guerra en las calles,
el polvo y la sangre salpican mis ventanas.
Dentro y fuera estoy atrapada
y la salida es un camino deliciosamente adornado
hacia la nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s