Cajas de cartón

Fui poniendo horrores, miedos y secretos en una caja.
Un día la caja estaba llena, amenazando rebosar, así que la cerré y procuré olvidarme de ella. Al final lo logré.
Ajeno a mí, lo que había en la caja fue creciendo y nació un pequeño horror que salió de la caja para ocultarse en las sombras. Me acechó un tiempo desde la oscuridad y yo empecé a sentirme vigilada, inquieta, con miedo, y se alimentaba de esto.
Un día fue grande y me arrastró a la oscuridad donde y me obligo a mirarle a los ojos. Era enorme, feo y aterrador. No estaba preparada, eché a correr, huí. Cuanto más iba hacia la luz, más lejana parecía ésta, cuanto más me quería alejar, más cerca lo tenía. Cuantas más luces encendía, más crecían las sombras y él acechaba en éstas.
Al final era enorme y llenaba toda mi vida.
Por fin recuperé el valor y le hice frente, y sólo ese gesto redujo su tamaño a la mitad. Luego tuve que ir luchando con él, deshaciéndolo parte a parte, encontrando los secretos, los miedos y los horrores uno a uno para deshacerlos.
Un día encontré una caja vacía; la desmonté, la plegué y la tiré.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s